Empate en Victoria


El Matador y los del Viaducto no se sacaron ventajas en un entretenido encuentro disputado en el Monumental José Dellagiovanna. Ramiro Carrera había dado la ventaja para Arsenal, pero Carlos Blengio apareció en el área rival  e igualó las acciones de cabeza, sobre los 30 minutos. Mirá los goles.

Tigre, con el nuevo aire que le otoró la llegada de Gustavo Alfaro, quería lograr su cuarta victoria al hilo, en frente, el cabizbajo Arsenal de Palermo que deambula por mitad de tabla. “Habrá que ganar la mitad de cancha y tener paciencia para atacar”, había dicho en la semana, el Lechuga, y no se equivocó: el Titán le clavó cinco hombres en mitad y le manejó el juego durante todo el primer tiempo.

La primera situación se dio a los 8', el Bicho Goméz, desde afuera del área deja vibrando el travesaño de García. Otra vez Arsenal, desde un córner de la izquierda, casi llega al gol pero una inmensa tapada del ex-Boca frustó el cabezazo de Matías Sarulyte.

En el segundo tiempo la tónica se repitió. El visitante con la pelota y Tigre, espectante. Así fue nomás pasados 5 minutos del complemente, cuando Ramiro Carreras se adentra en el área después de una -fortuita- pared con el defensor rival, Blengio, y frente a un desprotejido García, no tiene más que acomodarla en el primer palo. Se había hecho justicia en Victoria.

Pasaban los minutos y el Matador no lograba inquietar al espectador Esteban Andrada, pero después de una ineficiente cobertura del defensor Damián Perez permite que el colombiano, de lo mejor del local, saque un centro para Juan Carlos Blengio, responsable en el primer gol, que a metro de la línea sólo tuvo que empujar con la cabeza. El equipo del Lechuga, sin merecerlo, encontró el empate en la única distracción de la defensa del Arse. Palermo, dolorido, declaró: "Me dejó conforme cómo funcionó el equipo, pero hicimos méritos para ganar y nos quedamos con poco".